Tal vez, ahora, por el “profesionalismo” no se vean casos como este, tal vez, sólo sea que el tiempo pasa. Para 1946 el Litoral era un equipo de fútbol conformado principalmente por argentinos y colombianos. Alberto Expósito, un portero argentino de gran envergadura, más valiente que buen portero había jugado en Argentina para Central Argentino en 3° división, debido a su físico lo llamaban “Tarzán”. Luis Eduardo Contreras era un defensa colombiano del cual ya se hablado en este blog y ya desde su natal Colombia le decían “Gallito”.




Deportivo Vasco tenía un camino irregular en la temporada, alternaba victorias con derrotas, había sufrido la goleada del torneo al caer 6-1 ante el Dos Caminos y ocupaba los últimos lugares de la tabla, por su parte Litoral estaba en medio de una racha de resultados positivos que lo habían ubicado entre los primeros lugares de tabla. El 08.06.1946 se enfrentarían ambos equipos. Litoral comenzó con todo el “positivismo” que sus últimos resultados invitaban a pensar, sin embargo fue el Vasco quien abrió el marcador con un potente disparo de Martín. Minutos después Etxeverri realiza un centro que Casco, de cabeza, convierte en gol. Ahí comenzaron los problemas: el portero Expósito le reclama a Contreras por no impedir el accionar de Casco, Contreras en medio de recriminaciones mutuas abandona la cancha  y luego vuelve a ingresar, justo cuando el árbitro Arcia decide finalizar la primera parte. Fue cuando “Gallito” Contreras, haciendo valer su apodo, decidió atacar a “Tarzán” Expósito y se armó la tangana entre los dos jugadores de cuadro salado. Los compañeros intentan contener a los jugadores pero el mal estaba hecho, Arcia expulsa a ambos jugadores y para el segundo tiempo Litoral saldrá con 9 jugadores lo que aprovechará el Vasco para anotar 5 goles; al terminar el partido el marcador 7-0 es contundente,  fue el resultado más abultado del torneo.



Fuente:
Revista Mundo Deportivo